sábado, 8 de abril de 2017

Las Cuatro Flechas

Soy mi mente, mi cuerpo, mi espíritu y mis emociones

Existe un mito lakota difundido por alguien ajeno a los lakota que ha cobrado dimensión de creencia pero cuya veracidad es incierta. 
Ocurre esto porque la tradición lakota -como cualquier tradición indígena norteamericana- depende en gran medida de la tradición oral no escrita de los contadores de historias. Comparto en todo caso el mito por su enorme belleza y simbología.
Hace mucho tiempo la humanidad entera era una sola y única familia unida por una conciencia común. Pero los jefes espirituales tuvieron una visión: 
'la humanidad debía dividirse'.
Fueron lanzadas cuatro flechas mágicas en cuatro sentidos. 
La humanidad entera se dividió en cuatro grandes familias, que recibieron el encargo de ir a buscar sus respectivas flechas y regresar al centro común.
Aquellos que fueran al norte debían explorar la inteligencia racional. 
Aquellos que fueran al Sur debían explorar la conciencia corporal. 
Los que fueran al Este deberían explorar la conexión con el Espíritu. 
Los que fueran al Oeste su corazón y los vínculos emocionales entre las personas. 
La profecía decía que la humanidad auténtica surgiría cuando las cuatro familias volvieran a unirse en un mismo punto.

Del mismo modo, la humanidad auténtica en cada persona surge cuando estas cuatro flechas se unen.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario