viernes, 17 de junio de 2016

No Piense. ¡Sienta!



Una mujer se acercó a mi maestro y le dijo:
-Explíqueme qué diferencia hay entre el sufismo y el Islam.
Pero mi maestro, mirándola a los ojos, descubriendo su alma, le dijo:
–Señora, usted es una discutidora y ha venido aquí a discutir, no obstante, se equivoca de maestro y de disciplina, nuestra religión y nuestra práctica es guardar silencio y danzar. Todas las preguntas se disuelven en la danza del amor. Si quiere encontrarlas, entre en la Taberna, gire, beba y emborráchese. Olvídese de todo lo que cree conocer. Aquí no hay lugar para el ego, sólo cabe el corazón. Queme su arrogancia con el fuego del no-sé y podrá derretirse en la experiencia de Dios. Donde termina la razón, comienza la mística, porque la mente no puede entrar allá donde mora el corazón. La mente utiliza el lenguaje para expresarse, el corazón sólo entiende de pasión. Mi única respuesta para usted es ésta: ¡Dance! Piérdase de vista. 
No piense, ¡sienta!, porque... 
                       “El corazón no negó aquello que vio…” Sagrado Corán 53:11

No hay comentarios.:

Publicar un comentario