lunes, 21 de diciembre de 2015

No Te Parece, Papá



Cuando el pequeño salió del templo hinduista con una flor en la mano, su padre, extrañado, le preguntó de dónde la había sacado.

Entonces el pequeño le dijo:
- Me la ha regalado el niño con cabeza de elefante que se sienta sobre un loto ahí dentro. Está muy triste porque nadie quiere jugar con él. Yo le cogí de la mano y le hice reír un poco, por eso me dio esta flor como prasad. Todos los niños, aunque sean dioses, deberían tener a alguien para que jugara con ellos y les hiciera reír ¿no te parece, papá?

Entonces el padre, sin saber qué decir, miró a su hijo y, dejando todo lo que tenía que hacer, lo cogió de la mano y se fueron juntos a jugar al parque.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario